La Crisis del Agua


La Crisis del Agua

Por: Sergio Sarmiento

“maíz y agua, para producir un kilo de maíz se requieren 900 litros de agua. Si realmente cobráramos el agua a un precio real, no nos convendría cultivar maíz en el árido norte de México. Saldríamos ganando si lo importáramos de países como Estados Unidos o Canadá que lo producen en lugares con gran disponibilidad de agua. Pero eso no lo entienden los políticos”

En este 2009, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) ha cerrado en varias ocasiones total o parcialmente el suministro de líquido del sistema Cutzamala a la ciudad de México debido a que el nivel de las presas se encuentra demasiado bajo. Las autoridades de la ciudad y el Gobierno Federal han buscado culparse unas a otras en un intento de manipulación electoral. Lo ideal es que  hubieran aprovechado la situación para tomar medidas de fondo para enfrentar el mayor reto ecológico y social no solo de la capital sino del país en este siglo XXI.

El calentamiento global, la deforestación y el saque inmisericorde de las fuentes de agua – no solo los ríos, como el Cutzamala, sino también los acuíferos subterráneos – auguran una escasez permanente de agua en México. La crisis de esta primavera no ha sido más que un adelanto. Si no se toman medidas hoy, la falta de agua llevará tarde o temprano a situaciones de violencia.

Hay soluciones a la vista que las autoridades no están aplicando. Una es darle agua al un precio real. De nada sirven las campañas de publicidad cuando se regala el agua. El 7º por ciento del agua en nuestro país se utiliza para la agricultura pero no se cobra. Si un productor agrícola reduce su consumo, pierde ese monto en su cuota al año siguiente. Tenemos, pues, incentivos para desperdiciar el agua. No sorprende que los métodos de irrigación en México, como la inundación de parcelas, sigan siendo enormemente dispendiosos.

Los precios son también muy bajos en las ciudades. Los gobiernos municipales solo cobran promedio 30 por ciento del precio real del agua. Dicen que lo hacen por razones de justicia social. En realidad están descapitalizando a los organismos administradores de agua, impidiendo la inversión en infraestructura y dejando a los mas pobres con el agua mas cára, ya que la reciben en pipas y no por tubería.

México no esta usando fuentes obvias de aprovisionamiento. Cada año cae en la ciudad de México más lluvia que el agua que sus habitantes consumen. Pero el líquido, en lugar de aprovecharse, se mezcla con las aguas negras y se bombea a gran costo para sacarlo de la ciudad. Lo peor de todo es que esas aguas negras no reciben tratamiento.

Una mayor racionalidad nos permitiría tener suficiente agua para este siglo XXI. Pero esto requiere de dirigente políticos que entiendan las soluciones y estén dispuestos a aplicarlas, incluso la de cobrar un precio realista por ella.

Tomado de la

Revista Costco Contacto, mayo 2009, volumen 17, numero 130, pagina 9.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: