Un informe “sigiloso” que impulsa la teoría de género


Piero A. Tozzi

En un informe consultivo sobre la protección de los derechos humanos en el contexto de la lucha contra el terrorismo, recientemente presentado ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, se incluye una definición radical del término “género”, según la cual las diferencias entre los sexos responden a un mero constructo social que no guarda relación alguna con la biología.

Las Naciones Unidas solicitaron al relator especial Martin Scheinin que elaborara un informe acerca de “la violación de los derechos humanos por cuestiones de género en la toma de medidas contra el terrorismo”, aparentemente con el propósito de que se centrara en los sufrimientos padecidos por las mujeres capturadas en la guerra contra el terror.

En su lugar, Scheinin aseveró en el informe que “género no es sinónimo de mujer, sino que más bien abarca las responsabilidades sociales que subyacen al modo en el que los roles, las funciones y las responsabilidades del hombre y de la mujer, incluso en relación con la orientación sexual y la identidad de género, son definidos e interpretados”.

Al definir “género” como un “constructo social”, en este informe no vinculante se sostiene que el “género no es estático”, sino más bien “modificable a lo largo del tiempo y a través del contexto”.

Se dice a los lectores que “entender el género como un constructo social cambiante y no como una categoría biológica fija es importante, porque ayuda a identificar las complejas violaciones de los derechos humanos a causa del género, que resultan de las medidas tomadas contra el terrorismo”.

Esta definición de género ha sido duramente debatida en contextos formales de las Naciones Unidas durante años, y ha sido rechazada en reiteradas oportunidades por los Estados Miembro en documentos negociados de la Organización.

onuHace años que existe una fuerte tensión respecto de esta cuestión entre los Estados soberanos de la Asamblea General y el sector burocrático de la ONU. A pesar de que la Asamblea General ha definido el término “género” de la manera tradicional, como sinónimo de “sexo”, la Oficina del Asesor Especial sobre Cuestiones de Género y Promoción de la Mujer lo describe, siguiendo a Scheinin, como un constructo social.

El Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, vinculante para las naciones que lo ratificaron, establece que el género “se refiere a los dos sexos, hombre y mujer, en el contexto de la sociedad”.

Además, dos documentos resultantes, no vinculantes, producto de conferencias de la ONU: la Plataforma de Acción de Beijing y el Informe de la Conferencia sobre los Asentamientos Humanos celebrada al año siguiente, en Estambul, consideran que “el vocablo ‘género’ (…) debe interpretarse y comprenderse igual que en su uso ordinario y generalmente aceptado”.

Otro aspecto preocupante de este nuevo documento es la promoción de la “identidad de género y la orientación sexual”. En él se afirma que los dos tratados, junto con el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, ahora requieren que los Estados aseguren “por principio y en la práctica”, que no se discrimine a causa de “la identidad de género y la orientación sexual”.

A modo de respaldo, en el informe se citan los Principios de Yogyakarta, declaración no vinculante elaborada por los representantes de un número de ONG y relatores especiales de la ONU. Los críticos remarcan que los documentos no mencionan la orientación sexual ni la identidad de género como una categoría perteneciente a los derechos humanos, y que, además, los Estados Miembro han rechazado en reiteradas oportunidades la incorporación de esa categoría.

El informe, que en un comienzo circuló durante los tranquilos meses del verano nórdico, poco tiempo atrás comenzó a acaparar la atención de los delegados del Tercer Comité de la Asamblea General, el cual habitualmente analiza cuestiones sociales conflictivas.

Un delegado informó a “Friday Fax” que “no sería extraño que el documento no sólo haya sido emitido durante los tranquilos meses de verano”, sino que, además, se lo haya introducido a hurtadillas en un informe que, en apariencia, trataba sobre la lucha contra el terrorismo, para evitar llamar la atención inmediatamente. Asimismo, conjeturó que, una vez implementado, los activistas comenzarán a referirse al documento “sigiloso” como una autoridad más que avala la agenda de los “derechos” homosexuales.

 comentarios@yoinfluyo.com

 tomado de www.yoinfluyo.com

 

  1. Filemon S Ch
    2009/11/17 a las 8:33 AM

    Este informe generó una noticia positiva en ti?
    Creo que debes advertir que es lo contrario, por eso hay que tener cuidado y no “tragarnos ” todo lo que venga de la ONU; es algo negativo.
    Lo positivo es que ya una mayoría de delegaciones enabezadas por islamistas y africanas han rechazado este informe por colgar de un tema cocncreto este concepto de “genero” para alarmar y evitar que se apruebe y luego sea base para más políticas de la ONU.

    • Luis Gerardo Cortez
      2009/11/17 a las 10:44 AM

      No precisamente, siempre en lo personal, he pensado que “genero” no se puede aplicar solo a la mujer, sin embargo considere prudente publicarlo, porque igual son cosas que se deben de dar a conocer, al menos es lo considere de forma personal.

      saludos

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: