Una Hidrocalida en Bolivia, su relato


Share

¿Cómo están? Como les platiqué ya estoy de regreso en La Paz, la verdad que el viaje de la semana pasada fue impresionante y les quería platicar, también así van sabiendo un poco más lo que me toca hacer en mi nuevo trabajo.

De esta montaña, teníamos que ir a la que se ve al fondo.

Titicachi es una comunidad que está dentro del Departamento (Estado) de La Paz, está a 10 horas, no sé cuántos kilómetros serán, pero pavimentados son como 2 horas y el resto por caminos de tierra, en las fotos se alcanzan a ver las “viboritas” entre las montañas que es la carretera, está entre las montañas a 3.200 mts de altura, para llegar primero hay que subir a El Alto (es la parte alta de La Paz) que está a 4,070 mts luego seguimos a esa altura un buen rato, hasta que empieza a bajar, bajar, bajar, hasta 1,400 mts que hay un río (también lo verán en las fotos) bueno, realmente el agua hay que imaginarla un poco, no tiene mucha, luego de bajar y cruzar unos puentes, volvemos a subir, subir, subir, hasta los 3,200, impresionante, menos mal que no soy muy miedosa, porque el camino es angostito, lo bueno también es que no hay nada de tráfico y sólo va por ahí el camión, así que en las 10 horas de viaje uno no se encuentra con ningún coche, ni camión, ni nada.

El camión sale dos veces a la semana, hay otros que también viajan dos días a la semana, es toda la comunicación en coche que tienen, dicen que hace unos 5 años la única forma de llegar y salir era en camiones de carga, donde iba toda la gente parada, así las 10 o muchas más horas porque luego los choferes tenían la brillantísima idea de descansar en el camino y hacer pasar la noche  a toda la gente como si fueran vacas…

Como se imaginarán pues se va parando en todos los pueblos que hay de paso, van bien cargados, llevan comida mucha comida, pasta, arroz… cosas que ahí no se consiguen, todo lo que pueden comprar (que no sea maíz o algo de verduras que se dan en la zona) lo llevan desde La Paz.

Hay un pueblito que es el más grande de la zona y que es una de las cabeceras municipales que se llama

Chuma

Chuma, es bonito, tiene su placita tipo colonial, así sencillita, pero bonita (la foto en la que se ve una calle con sus casas así más arregladitas es Chuma) de ahí a Titicachi hace como dos horas. Chuma es donde viven los “mistis” es decir, los mestizos, es gente con dinero que hasta hace poco eran los dueños de las haciendas que tenían a los indígenas casi como esclavos.

Titicachi es un pueblo originario, que es lo mismo, indígena, quechua, los incas cuando se iban expandiendo trasladaban gente y así fue como existe ahora esta comunidad de los quechuas de Cuzco, la ropa, los cantos, las tradiciones son prácticamente las mismas y por lo mismo de la incomunicación pues se mantienen mucho de las tradiciones.

La situación pues es terrible, a pesar de que tienen unos pocos años de que hay camino transitable y que van autobuses, tienen pocos años que les llegó la luz y sistema de agua, antes usaban la de los arroyitos o pozos naturales, tienen una economía de subsistencia, siembran lo que comen, dicen que hace como 8 años no había dinero, seguían con el truque, cambiaban el maíz por los productos y sus animales, cochinos u ovejas, los vendían (o cambiaban) por ropa y de energía pues usaban el aceite o el carbón, ahora algunos tienen gas.

Madre e hija

Y bueno, historias pues bien duras, por ejemplo estuve con un grupo de mujeres que contaban como era antes, porque realmente ahora ha mejorado mucho, dicen que cuando nacían mujeres en la familia, nadie se alegraba, no les daban muchos cuidados ni eran la prioridad a la hora de elegir a quien vestir o alimentar, las mujeres eran y algunas todavía son, las que cuidan a los animales, les tocaba andar pastando con ellos todo el tiempo, por eso también no iban a la escuela, ese privilegio de estudiar lo tenían sólo los hombres. Pastaban con los animales hasta los 20-25 años que es cuando se les buscaba marido, luego pues a cuidar del marido, de los nuevos animales, de los hijos… decían que antes los maridos eran celosos y no las dejaban que se limpiaran, peinaran… cuando llegaron unas voluntarias suizas y un padre alemán (si, sabrá Dios cómo se enteraron de este lugar), dicen que les enseñaban espejitos y les decían que tenían que limpiarse para estar lindas y sentirse mejor.

El centro donde estuve y que es el que vamos a apoyar con uno proyecto se llama CETHA, Centro Educativo técnico humanístico agropecuario, uf, qué nombre ¿eh?, es un centro que le llaman de educación alternativa, es decir, para adultos que no han tenido la oportunidad de ir a una escuela cuando eran niños, así que ahora de grandes (no tan grandes, hay también mucha gente joven de 18 a 30 años) buscan la forma de asistir, así que el centro tiene que adaptarse a las necesidades de la gente y por eso tiene varios programas, tienen uno en el que asisten 10 días al mes, en el mismo lugar hay un internado donde se quedan a dormir, ahí hacen todas las comidas, tienen clases y van a los talleres (costura, metal, carpintería y agropecuaria) en esta modalidad van mujeres y hombres, las mujeres son solteras o madres solteras, porque de lo contrario no podrían dejar al marido ni el cuidado de la casa para ir 10 días a estudiar, para las que tienen hijitos hay mujeres que ayudan a cuidarlos mientras ellas están en clase. Los que asisten van de la misma comunidad o de otras comunidades cercanas y no tan cercanas, conocí a dos chavos que para llegar tienen que hacerlo en dos días, 18 horas caminando, viven en la montaña de enfrente (bajan hasta los 1,400 y luego suben a los 3,200mts), estos son los que van de más lejos, pero hay otros que caminan, 10, 8, 6 horas… ¿se imaginan?.

La otra modalidad que es para las mujeres, que asisten un día completo a la semana, aquí igual hay otras

Hora de comer

mujeres que cuidan a los niños mientras ellas están en clase, comen en el mismo centro, llevan su comida, verán una foto donde están sentaditas en círculo con sus telas con el maíz y lo que llevan de comida que se pone en común para compartir, la mayoría lleva maíz cocido, con un poquito de huevo, de pescado seco, de carne seca…la verdad que sabe bien rico todo lo que llevan😉

Y bueno, sobre todo, las mujeres casi no hablan español, a pesar de que dicen que las cosas han cambiado, realmente ellas son las que menos oportunidad tienen de aprender o de salir de las comunidades, así que entran al centro sólo hablando quechua que es el idioma materno, por eso se les enseña en quechua pero también van aprendiendo español, también para ellas el idioma marca mucho la forma de estructurarse mentalmente, por eso es tan importante que sea una educación bilingüe y esa es una de las apuestas del centro que la verdad les está resultando súper bien.

La otra apuesta del centro es que sea bien ajustada a su realidad, por eso tienen agropecuarias por ejemplo, verán una foto también que se ven a un grupo de niños trabajando la tierra, esa era la huerta de la escuela, y es que es su realidad, que desde chiquitos trabajan la tierra, así que se les enseña a trabajarla de una mejor forma. También pues un tema de reafirmación de su cultura de sus tradiciones, por eso mantienen su ropa y muchas de sus costumbres, que el retraso no es por su condición de indígenas, es de falta de oportunidades, de educación, de acceso a las cosas…

Luego pues fue muy padre ver cómo a pesar de ser una comunidad tan alejada, son muy abiertos, preguntan mucho, piden que les cuentes de dónde eres, cómo es tu país, que se come… piden que les lleven videos, fotos… ya quedé con ellos que la próxima vez que vaya vamos a hacer tortillas, tendré que aprender… también les tengo que conseguir videos (si tienen algunos para bajar de internet me los pasan ¿sale?) Padrísimo ver cómo valoran la oportunidad que ahora tienen de estudiar, de formarse, sueñan con poder ir a la universidad o poder seguir estudiando cuando terminen el bachillerato, la realidad es que les será bien difícil… pero también sueñan con mejorar sus comunidades, de aplicar lo que aprenden en el centro a su realidad, de enseñar a otros, de educar mejor a sus hijos, de darles la oportunidad de que estudien desde niños…

Híjole, la verdad que se me removieron muchas cosas, me tocaba bañarme con agua fría, pero claro, sabiendo que a los 4 días estaría en mi casa bañándome con agua bien caliente, comí sopa de verduras todos los días y maíz hasta decir basta, jeje, pero también sabiendo que podía llegar a La Paz y comer lo que quisiera, también claro, me acordé tanto y tanto de México… pensar que habrá montones de comunidades como esta y las montonones que habrá aquí en Bolivia….creo que el aprendizaje más simple es siempre el que ¡¡¡¡somos unos afortunados!!!, que lo tenemos todo, todo, todo y que algo que nos parece tan de cajón como el estudiar, para muchas personas es un sueño, creo que también tenemos que tener la responsabilidad de saber compartir y agradecer la grandísima suerte que nos ha tocado… parece increíble ¿verdad? que siga habiendo tanta y tanta gente viviendo en tanta pobreza y unos que vivimos tan exageradamente bien… así que pues bueno, un regalo el poder conocer y vivir estas realidades y sobre todo un regalo el que me sigan conmoviendo…

Andrea.

presiona aquí para ver más fotografías

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: