Storific, nueva aplicación para el Iphone


 El empleo como camareros puede estar en amenaza de extinción si triunfan inventos como Storific. Esta aplicación francesa para el iPhone permite pedir la comida y bebida en bares y restaurantes sin pasar por los camareros, directamente desde el móvil a la cocina.

 Al sentarse o entrar en el local, el cliente recibe un código que corresponde a su mesa, y que debe teclear en el teléfono. La aplicación le muestra entonces el menú completo del restaurante, con fotos, descripción y precios de cada uno de sus platos. Al hacer las peticiones se pueden incluir comentarios, por si se quiere la carne poco hecha o la ensalada sin pimiento. Las tareas del camarero quedan así reducidas a resolver dudas, servir la comida, cobrar y limpiar las mesas. Las esperas para pedir o añadir nuevos platos a lo ya pedido, y los tiempos muertos entre que se toma la nota y ésta llega a la cocina desaparecen para siempre.

Storific nació como aplicación en diciembre de 2010, aunque sus creadores, los jóvenes parisinos Michael Cohen y Andrés Mejía, llevan perfeccionando su operatividad en negocios de hostelería desde 2009. En estos momentos, sólo unos pocos restaurantes en Francia, Canadá, Italia, Reino Unido, Estados Unidos o China funcionan con ella en pruebas, aunque sus promotores confían en que la facilidad de manejo tanto para los propietarios de locales como para los clientes facilite su implantación.

 “La preocupación más importante de los hosteleros era que el uso de la herramienta fuera demasiado difícil de aprender para los empleados”, ha declarado Michael Cohen al blog francés Modérateur. “Están acostumbrados a complicadas herramientas de software que requieren semanas de entrenamiento. Nosotros quisimos hacer algo fácil desde el principio, y por eso recibir comandas con Storific es tan simple como leer un e-mail”.

 La aplicación no sólo pretende ser útil en lugares en los que se sirve comida, sino también en bares de copas o discotecas, donde podría ahorrarnos la habitual pelea por pedir un gin-tonic en una barra atestada de gente y con la música a todo volumen. Los hoteles y sus distintos servicios en la habitación son otros recintos potenciales donde la herramienta podría funcionar con éxito.

 Storific es gratuito para los clientes, mientras que los locales pagan una cuota mensual proporcional a los pedidos que se hayan recibido a través de este sistema. ¿Acabará siendo habitual el uso de esta clase de aplicaciones? Por ahora, parece difícil que renunciemos al contacto humano para solicitar nuestra comida. Pero si los hosteleros mejoran la productividad de sus establecimientos con la app, y ésta se acaba adaptando a otros tipos de teléfonos, quizá todo sea cuestión de tiempo.

fuente: El pais.com

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: